Empleo reduce personal mientras mantiene a los ex empleados de Faffe. El Mundo. 12 de Diciembre.


EMPLEO | Pese a no haber pasado pruebas para su contratación

Empleo reduce personal mientras mantiene a los ex empleados de Faffe

Luis M. Carceller | Málaga

Actualizado miércoles 12/12/2012 08:37 horas

La Consejería de Empleo está realizando una progresiva reducción de los trabajadores contratados como para atender las oficinas de atención a los parados. Los diferentes programas se acaban y sólo un colectivo permanece invariable en su puesto, el que procede de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y el Empleo (Faffe), una de las integrantes de la llamada ‘administración paralela’.

Según datos del sindicato CSI-F, en las oficinas dependientes de la Consejería de Empleo en la provincia de Málaga hay más de 80 personas procedentes de la Faffe, cuya situación es irregular de acuerdo con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La Faffe era una fundación que realizaba trabajos para Empleo y que fue eliminada en 2011 de acuerdo con al reordenación del sector público andaluz. Formaba parte de la llamada ‘administración paralela’, un entramado de fundaciones y empresas con las que la Junta trabajaba sin tener que pasar los controles previstos en la administración para cuestiones como la contratación de personal. Cuando la crisis forzó la reordenación de la Administración, la Junta intentó que los trabajadores de estas sociedades entrasen directamente en sus consejerías y organismos públicos, pero la oposición de trabajadores públicos llevó el caso a los tribunales. El TSJA prohibió esta integración, una decisión que la Junta no ha respetado.

Los trabajadores de la extinta Faffe figuran en los datos de Empleo como personal subrogado que de momento sigue en la Junta de Andalucía pese a las decisiones judiciales. Distinto es el caso del personal contratado para cubrir los programas de atención de Empleo. Los 72 trabajadores del Plan Memta en Málaga dejarán sus puestos el 31 de diciembre. Mientras, los llamados promotores de empleo, 75 en total, fueron despedidos el 20 de noviembre.

La misma suerte correrán los empleados del Plan Orienta, también personal externo a Empleo, aunque en este caso fueron renovados en el último momento por un año, con lo que deberán dejar sus puestos de trabajo en 2013. Todos estos empleados están siendo o han sido básicos en las oficinas de empleo, con lo que desde el sindicato CSI-F se alerta de las dificultades de atención a los parados en las oficinas de la provincia.

Este temor coincide con el informe interno elaborado por el jefe del Servicio de Intermediación de la dirección provincial del SAE, Fernando Colina, que advierte incluso de la posibilidad de que haya conflictos el año que viene por la falta de personal para atender a los ciudadanos. Este informe –cuyo contenido fue publicado por EL MUNDO de Málaga en su edición del pasado lunes– habla de que habrá el año próximo 144 trabajadores menos.

CSI-F pone el acento en la diferencia entre unos empleados –los de los diferentes programas del SAE– con otros –los de la Faffe–. Mientras los primeros se van, los segundos se quedan pese a no haber pasado ningún tipo de prueba para su contratación. Además, ya no forman parte de Faffe porque la fundación desapareció en mayo de 2011, a pesar de lo cual sus representantes sindicales –todos ellos de UGT– han seguido gozando de horas por su pertenencia a un ‘comité de empresa fantasma’, como también publicó EL MUNDO de Málaga.

Una integración anulada

Los trabajadores de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) se rigen por un convenio colectivo de 2008 que, según el sindicato CSI-F, implica unas remuneraciones más elevadas que las que se perciben en la Administración, pudiendo llegar hasta los 70.000 euros anuales para las categorías superiores.

La presencia de los trabajadores de esta fundación se debe a una resolución dictada el 20 de abril de 2011 de la Secretaría General para la Administración Pública por la que se aprobaba un protocolo de integración. Este protocolo incluía el mantenimientos de las condiciones laborales.

Esta resolución se recurrió alegando que los trabajadores de Faffe se había integrado sin tener en cuenta que se habían eludido los principios de igualdad, mérito y capacidad. A final el TSJA decidió anular esta integración sin que por el momento se haya tenido en cuenta esta decisión. La Junta alegó tras conocerse la sentencia que el Estatuto de los Trabajadores le obliga a incluir a este personal.

La Consejería de Empleo no es la única afectada por esta ‘inmersión’ en las estructuras de la Junta de Andalucía de trabajadores que formaban parte de sociedades externas a la Administración. De hecho, poco antes de la sentencia del TSJA sobre Faffe, el alto tribunal andaluz había tomado una decisión similar sobre instituciones culturales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa, Vía jurídica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s