Las empresas públicas, a dieta. Ideal. 10 de Noviembre.


logoideal_d
Andalucía

Las empresas públicas, a dieta

IU quiere que todos los entes sigan el ejemplo de EPSA, que ha suprimido 42 directivos

10.11.13 – 01:34 – MARÍA DOLORES TORTOSA | SEVILLA

Las empresas públicas, a dieta

Trabajadores del Infoca, perteneciente a la Agencia de Medio Ambiente y del Agua. :: AFP

El Gobierno de coalición PSOE-IU han sellado el acuerdo sobre los presupuestos para 2014 con el compromiso de acometer una segunda reestructuración del sector empresarial de la Junta de Andalucía, la llamada administración periférica o paralela. Sobre cómo va a ser esta reforma hay poco concretado. PSOE e IU se han comprometido a realizar primero una auditoría a las agencias, empresas, sociedades mercantiles, consorcios y fundaciones que conforman el complejo entramado de los entes instrumentales de la Junta. Porque una de las cuestiones todavía pendientes es poner luz a su estado financiero, número de trabajadores y directivos, relaciones contractuales con otras empresas incluso privadas, objetivo que debe hacerse antes de comienzos de año, cuando deben dar cuenta de cómo van a funcionar con un 8% menos de ingresos de la consejería matriz.

Un paso adelante en la transparencia del sector público tan criticado por su opacidad es que por primera vez el proyecto de ley de Presupuestos haya incluido el listado completo de los 79 entes instrumentales en los que la Junta participa en más de un 50% y reciben de esta transferencias de financiación y subvenciones para su funcionamiento. Aparecen 22 agencias públicas empresariales, 31 sociedades mercantiles, 34 entes entre fundaciones, consorcios y otras 10 entidades de diferente naturaleza. No están todas en las que participa la Junta. Algunas como la Fundación de las Tres Culturas se incluye en el presupuesto de su consejería, en este caso la de Presidencia, porque la participación de la administración autonómica es menor al 50%.

Reestructuración en 2010

El Gobierno socialista de Griñán ya acometió una importante reestructuración en 2010 a instancias del Ejecutivo de Mariano Rajoy para rebajar gasto público y cumplir con la estabilidad presupuestaria. La exconsejera de Hacienda y Administración Pública Carmen Martínez Aguayo dio cuenta en mayo de cómo quedó esa reestructuración tras dos años. Una reforma muy polémica que tuvo que lidiar en los tribunales con los sindicatos de funcionarios, ganando en la mayoría de los conflictos planteados. Según este balance, Andalucía ha cerrado 113 entidades públicas, dos más de las anunciadas; ha eliminado 240 altos cargos en lugar de 180 y se ha ahorrado alrededor de 200 millones de euros frente a los 118 previstos.

Para los socialistas, con esta actuación era suficiente. Ha defendido siempre que el sector público está suficientemente dimensionado y ha recordado que el 70% gestiona servicios sanitarios, sociales y educativos. «No hay que demonizar a las empresas públicas», ha insistido tras varios consejos de Gobierno el portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez.

PP e IU no han sido de la misma opinión. Para IU «sobra grasa» en las estructuras, es decir directivos, lo que obtuvo la respuesta indignada de la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, de que no «sobra grasa» alguna después del ajuste. Para el PP la reordenación de 2010 no es suficiente porque el sector sigue siendo refugio laboral de excargos socialistas y por ello su número de empleados está sobredimensionado. El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, defiende un saneamiento de un sector donde «se coloca a dedo y donde anidan los corruptos», sin dar nombres. Ignacio García, de IU, también admite que uno de los problemas es la permanencia en las empresas de personas de confianza de los consejeros de turno apalancados luego como empleados a lo largo de los años.

No se sabe el número exacto de empleados, ya que la Cámara de Cuentas calculó 26.000 trabajadores hace dos años y Aguayo habló de 24.000 la pasada primavera en el Parlamento. Hay 261.000 empleados en la Junta. Sobre el número de directivos no hay cifras y en las ‘web’ de las grandes agencias no aparece el organigrama de directivos, solo el de los consejos de administración.

Tampoco hay consenso sobre lo que cuesta a la administración el sector empresarial. El Presupuesto de 2014 recoge por primera vez cómo se financia en parte este sector. Los 70 entes instrumentales del listado reciben 2.916 millones de euros en concepto de transferencias y subvenciones de la Junta, un 8% menos que este año. De esta cantidad, el 75%, 2.070 millones, se destinan a financiar asistencia sanitaria (hospital de la Costa del Sol, entre ellos), dependencia, servicios sociales y educación.

Para el PP, esta cantidad no es real porque los entes también se financian con encomiendas de gestión y otros procedimientos como encargos de ejecución y no se recoge la inyección a entidades en las que la participación de la Junta es menor al 50%. Por todo ello, calcula que se destina al entramado de empresas en torno a 5.000 millones, afirma el diputado Rafael Carmona. Para este, el gran problema de la Junta es que de su presupuesto para el próximo año, 29,2 mil millones, hacen falta al menos 20.000 mil millones para «abrir» la Junta cada mañana, en referencia al dinero necesario para pagar a empleados y deuda a bancos entre otros conceptos.

El PP no suelta prenda sobre cómo adelgazar lo que llama administración paralela porque no quiere admitir que afrontaría despidos. Carmona critica que muchas empresas «vacían de contenido» a las consejerías porque desempeñan labores que podrían hacer los funcionarios. También considera que se aumenta el gasto cuando una empresa pública que recibe el encargo de un trabajo, subcontrata este a su vez a una empresa privada. Pone el ejemplo de un absurdo: Cómo las subvenciones recogidas en la planificación y desarrollo industrial destinadas a las pymes pasan por dos empresas públicas, de la consejería de Economía a Idea y de esta a Soprea, hasta llegar al beneficiado.

El diputado de IU Ignacio García habla de adaptarse a los tiempos y de acabar con la época en que por cada cuatro empleados había un directivo. Defiende que no haya despidos, sino reubicación de personal en donde haga falta. Izquierda Unida propone como ruta a seguir, lo que la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, ha hecho en la Empresa Pública de Suelo (EPSA). Lo primero cambiarle el objetivo y el nombre. Ahora se llama Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA).

El ejemplo de Epsa

EPSA aparecía como una de las más sobredimensionadas ya que la crisis del ladrillo y la bajada drástica de las inversiones ha dejado sin algo que hacer a sus muchos empleados. Gestiona el mayor parque público de España, con más de 80.000 viviendas en 512 municipios. La consejería ha prescindido de trabajares externos, de asistencia jurídica externa, de numerosos directivos y de alquileres de edificios. En 2012 tenía 702 trabajadores y ahora 662 con el ajuste, principalmente por el despido de directivos y la no renovación de contratos temporales. De 107 directivos cuando llegó el equipo de Cortés se ha pasado a 65 (incluidos en el total de trabajadores). En 2011, el gasto de personal fue de 33,4 millones, y la previsión en 2014 es 26,7 millones. El ahorro por despedir a directivos es de 2,1 millones.

La externalización de servicios casi se ha eliminado. De 139 trabajadores externos se ha pasado a cuatro, que se dedican a mantenimiento informático. Antes había 32 trabajando en lo mismo. De los 139, había 105 para visitas a parque público y ya no hay ninguno. Este trabajo lo asumen los empleados de la agencia. En 2011 se gastaron 8,21 millones en servicios externos y la previsión para 2014 es de 811.000 euros. En alquiler, la antigua Epsa gastaba 3,05 millones de euros en 2012, y se prevé 249.000 euros en 2014. Este ahorro proviene sobre todo porque la sede central que se ubicaba en un edificio en alquiler en Sevilla ha pasado a uno propiedad de la Junta. La misma política de ajuste ha desarrollado Fomento en sus otras dos empresas, la Agencia de Obra Pública y la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, aunque la reducción de personal es menos llamativa.

Además de cifras, Fomento ha imprimido un cambio en la gestión importante. Ha suprimido las cesantías a los directivos, lo que ha derivado en conflictos judiciales con algunos despedidos, muchos excargos socialistas. IU opina que este ejemplo debe cundir al resto de entes instrumentales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las empresas públicas, a dieta. Ideal. 10 de Noviembre.

  1. cupascas dijo:

    Pues el caganzo fondón, se las piró antes de que lo echaran, a otra poltrona, por supuesto oficial. DE VOLVER A SER GASOLINERO, NADA DE NADA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s