El vampiro y la estaca. Nonadas. Juan Antonio Rodríguez Tous. El Mundo. 15 de Noviembre.


elmundo.esNONADAS

El vampiro y la estaca

JUAN ANTONIO RODRÍGUEZ TOUS

Actualizado: 15/11/2013 09:13 horas

LA ADMINISTRACIÓN paralala de la Junta ha sido formalmente perpetuada en una curiosa disposición adicional incluida los presupuestos de 2014. Se prevé en dicha disposición la contratación de personal proveniente de cualquier agencia por cualquier otra agencia. Es decir: se consagra algo así como la partenogénesis de las amebas aplicada a la función parapública. Cuando una agencia esté amenazada de extinción o sea necesario reducir su plantilla, sus colocados renacerán tal cual en otra distinta. Carece de fecha de caducidad, además: la disposición citada es ajena a la limitación temporal propia del resto de partidas presupuestarias. Se diría que la Junta ha querido platonizar sus artefactos administrativos, como si pertenecieran al mundo de las ideas y no al despiadado y prosaico mundo de los simples mortales. Esta afición por lo eterno, dicho sea de paso, es consustancial al Régimen. Pero nunca se había expresado de forma tan poética.

La administración paralela, en realidad, hace tiempo que no es paralela. Si lo fue en sus inicios, lo sería por accidente. Las paralelas sólo se unen en el infinito, y el infinito, por definición, es inalcanzable. Es comprensible la transformación de lo paralelo en convergente, que no otra cosa fue la Ley de Reordenación del Sector Público andaluz. Las sentencias del TSJA modificaron provisionalmente esta convergencia: lo paralelo se convirtió en tangencial o asintótico. Pero el Supremo, que es un tribunal cuyos designios son siempre inescrutables, anda últimamente versionando por su cuenta la cosa: por lo visto, la administración parapública de la Junta no es ni convergente ni paralela ni asintótica, sino osmótica. Puede fundirse con la administración patanegra sin quebranto de ese absurdo imperativo constitucional que garantiza el acceso a la función pública en igualdad de condiciones para todos los postulantes, según sus méritos y capacidades. De la mística de las últimas resoluciones del Supremo se deriva la poética de la disposición adicional introducida por María Jesús Montero en los presupuestos andaluces.

Pero bastaría recorrer desapasionadamente los epígrafes de la cosa presupuestaria prevista para 2014 para comprender lo inadecuado de todos estos adjetivos. Los presupuestos son desoladores: se prorrogan injustos recortes de sueldos funcionariales, se jibarizan partidas dedicadas a servicios públicos esenciales, se escamotean fondos indiscriminadamente. Son presupuestos tenebrosos. Los ciudadanos que aún trabajan serán esquilmados aún más por el fisco; los que no, deberán contentarse con placebos. La pervivencia de una costosa administración redundante aparece como una fenomenal sevicia inferida a los particulares por un poder público no poco cínico. Desde la menesterosa perspectiva del Tercer Estado, lo paralelo es más bien vampírico, un Nosferatu administrativo que se alimenta de la sangre de los vivos para seguir indefinidamente muerto. A los mortales sólo les queda esperar la estaca de madera que ponga fin a todo esto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión, Prensa. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El vampiro y la estaca. Nonadas. Juan Antonio Rodríguez Tous. El Mundo. 15 de Noviembre.

  1. cupascas dijo:

    Ya os lo he advertido en numerosas ocasiones. En este tema no os habríais limitado a poner simples “paños calientes”. No habéis actuado con contundencia y ya estáis observando los resultados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s