Denuncian que un alto cargo recibe clases de chino en su despacho. El Mundo. 4 de Julio.


elmundo.es

TRIBUNALES Está acusado de acoso laboral y ‘mobbing’

Denuncian que un alto cargo recibe clases de chino en su despacho

 

  • Andrés Molinero es jefe de la Unidad de Gestión Tributaria en Almería

  • La denuncia parte del Sindicato Andalucz de Funcionarios (SAF)

  • Se reunía con empresarios chinos para asuntos ajenos a su trabajo

MIGUEL CABRERA Almería

Actualizado: 04/07/2014 08:13 horas

El Sindicato Andaluz de Funcionarios (SAF) ha denunciado que Juan Andrés Mollinedo Santana, jefe de la Unidad de Gestión Tributaria de la Agencia Tributaria de Andalucía en Almería, ha recibido clases particulares de chino en su despacho que no están relacionadas con sus funciones y en horario de trabajo en un gran número de ocasiones, tal y como le ha informado un grupo de trabajadores de la unidad, que están dispuestos a corroborarlo ante un juez.

Estos empleados también han informado al sindicato que el jefe de unidad se ha reunido en diferentes ocasiones en su despacho e igualmente durante la jornada laboral con empresarios chinos y supuestamente para tratar asuntos que no guardan ninguna relación con su trabajo para la Administración autonómica.

José Manuel Mateo, presidente del SAF, afirma que las reuniones con empresarios y las clases de chino tuvieron lugar sobre todo durante los últimos meses de 2013 y los primeros de 2014. “Las reuniones y las clases fueron especialmente intensas durante el mes de noviembre de 2013 y febrero de 2014, como dicen los funcionarios, quienes a la fuerza vieron pasar al despacho del jefe a los empresarios y profesores, porque para llegar a él hay que atravesar prácticamente todas las dependencias de las oficinas”, dice.

El sindicato sospecha que los encuentros con empresarios y las clases particulares de chino supuestamente recibidas por Juan Andrés Mollinedo pueden guardar relación con la actividad de empresas que exportan aceite de Andalucía a ese país y que están participadas por familiares directos del alto cargo de la Junta en Almería. Para Mateo, el hecho de que el jefe de unidad viajara de vacaciones el año pasado a China, coindiendo curiosamente con una feria comercial a la que acudieron empresas españolas exportadoras de aceite a este país, también refuerza esos presuntos intereses comerciales denunciados.

Juan Andrés Mollinedo ha negado la veracidad de estas denuncias y ‘sospechas’ del sindicato. “Esto bordea la barbaridad, supongo que se trata de una broma”, respondió entre risas a las preguntas de este diario. Es más, aseguró que era la primera noticia que tenía sobre la posible existencia de empresas de sus familiares que se dediquen a la exportación de aceite a China.

Juan Andrés Mollinedo también dijo desconocer la denuncia presentada contra él en los tribunales por el SAF por presunto acoso laboral, mobbing y contra los derechos de los trabajadores. “Es la primera noticia que tengo”, dijo también. Y aunque aseguró que preguntaría por ella “en personal” y que se pondría en contacto con este periódico para ofrecer más explicaciones, no lo ha hecho, y tampoco ha vuelto a atender más llamadas.

La denuncia ha sido interpuesta por el SAF ante un Juzgado de Instrucción de Almería, por presunto acoso laboral o mobbing del que habrían sido objeto varias mujeres del departamento y especialmente una funcionaria delegada del sindicato.

La denuncia ha sido respaldadas por una amplia mayoría de los trabajadores de la sección a la que pertenece la delegada sindical que habría sido acosada, incluidos algunos cargos con responsabilidad, lo que según el SAF demuestra la gravedad de los hechos.

Unos hechos que pudieron tener su inicio, como plantea el sindicato, en algo tan absurdo como la negativa de su delegada a participar en una fiesta sorpresa a un funcionario que pretendía organizar el jefe, quien a continuación, siempre según la denuncia, le habría recriminado que no accediera siquiera a tomarse una cerveza con él. La funcionaria respondió que ella era libre para elegir con quién tomarse una caña.

A partir de ahí, el jefe habría hecho la vida imposible a la delegada, a quien “llegó a arrinconar sola en un despacho y la obligó a acarrear expedientes, una función que no le corresponde porque ella es jefa de negociado”, como explica José Manuel Mateo. Este “trato degradante”, acompañado de gritos y amenazas, ha causado en la funcionaria problemas de estrés y ansiedad que dice no poder soportar.

Pero Mateo expone que aunque las peores situaciones de acoso se practican por parte del jefe “solo a mujeres”, el resto de funcionarios también denuncian que la situación es insoportable en la unidad por las “maneras más que autoritarias, dictatoriales” impuestas por este jefe, que según las denuncias además de no tener cualidades para dirigir la unidad, y de hacerlo con “oscurantismo”, “está obsesionado por controlar a los trabajadores”, hasta el punto de que “ha exigido que si tienen algún problema, incluso personal, que lo resuelvan en su despacho y en su presencia”.

Además, aseguran que intenta manipular al personal, intentando la rebelión de los administrativos contra sus jefes de sección. “En suma, un comportamiento demencial, que ha provocado mucho daño y estrés a trabajadores que llegan a tener miedo a acudir a su puesto, y que ha llevado incluso a que miembros de la unidad hayan pedido el traslado porque la situación que padecen es insoportable”, apunta Mateo.

Además, el SAF ha denunciado que el jefe ha intentado coartar los derechos de su delegada, obligándola a pedirle permiso personal para tomar horas para su actividad sindical, algo ilegal según la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

A pesar de la gravedad de los hechos denunciados, y de que el SAF ha informado de los hechos a los más altos responsables de la Junta en Almería, a quienes ha pedido el cese del jefe de unidad, hasta el momento se ha hecho oídos sordos al problema.

Algo que el presidente del sindicato, José Manuel Mateo, no acierta a comprender: “Parece increíble que tratándose de una gravísima denuncia que atenta contra las mujeres, este gobierno que tanto se jacta de su defensa a ultranza no solo no tome medidas, sino que parezca encubrirla”, exclama.

Aunque este medio ha intentado ponerse en contacto con la delegada del Gobierno andaluz en Almería, Sonia Ferrer,, hasta el momento ha recibido la misma respuesta que la junta de personal y el SAF, el silencio absoluto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa, Vía jurídica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s