Denuncian ante la Inspección de Trabajo las obras del Edificio Negro. El Mundo. 28 de Septiembre.


LABORAL La Junta impulsa actuaciones de ahorro energético en la sede autonómica

elmundo.es

Denuncian ante la Inspección de Trabajo las obras del Edificio Negro

Según todos los sindicatos, menos UGT, no hay planes de prevención de riesgos laborales

Obras en el Edificio Negro.

Obras en el Edificio Negro.ELMUNDO.es

FRANCIS MÁRMOL Málaga

Actualizado: 28/09/2014 16:52 horas

Se ha cubierto otro capítulo más en las molestas y polémicas obras de adaptación energética del Edificio Negro, cuya ejecución está prevista que dure nueve meses. La Junta de Personal que representa a los 800 funcionarios que trabajan en esta sede de la Junta de Andalucía en Málaga, ha presentado un escrito de denuncia ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por los riesgos laborales con los que se está trabajando en estas oficinas y ha remitido copia del mismo a la Delegación del Gobierno andaluz. Todos los sindicatos menos UGT han suscrito esta queja.

Según los representantes sindicales de los empleados se han modificado sustancialmente las condiciones de trabajo que se tenían y toda vez que Ferrovial-Castillejos ha empezado la obra han comenzado a surgir las situaciones indeseables en las primeras plantas atacadas. Incluso se ha variado el protocolo previsto de realojo para funcionarios y se está ofreciendo una imagen y un servicio indeseado a los miles de usuarios que pasan a diario por este inmueble. Esta actuación ha sido además criticada de antemano por los funcionarios porque ignora el mal estado del interior del edificio, sobre el que no se actuará, y por vecinos y arquitectos por su excesivo coste y el cambio de color de su fachada a blanco que va a suponer.

Según el escrito interno al que ha tenido acceso EL MUNDO de Málaga, el cambio de planes de la Administración en la reubicación del personal ha sido tangencial. Así, representantes de la institución pública comunicaron a los sindicatos el 30 de julio que según avanzaran las obras por las 14 plantas irían recolocando a los afectados en la superficie vacía de la planta baja, concretamente en las instalaciones de lo que fue el bar. «Según nos comentan, ese criterio se ha modificado a que no podrán trabajar los funcionarios a menos de tres metros de la obra». Algo que cambia las condiciones sustancialmente y por lo que se pide explicaciones ahora.

«Algunos ya están sufriendo el uso de radiales en sus tímpanos, pero cuando llegue el invierno y se cambien las ventanas, llegará el frío o la lluvia», ha anticipado Rafael Martínez, presidente de la Junta de Personal y secretario del SAF (Sindicato Andaluz de Funcionarios), que también reveló que se buscaron soluciones intermedias como realojar a los funcionarios en la anchura del pasillo o usar sólo la mitad de una planta y luego trasladarse a la otra.

«Sospechamos que no ha habido reubicación porque trasladar un punto informático le salía a la Junta entre 75 y 110 euros cada uno. Algo ridículo si tenemos en cuenta que la cifra total de la obra es de 1,6 millones o que tienen edificios enteros vacíos como la antigua sede de la Faffe, no muy lejana», objetó, en relación al alquiler de 27.000 euros mensuales que la administración paga sin uso actualmente.

Por otro lado, el documento avisa de que ya existía un hacinamiento previo en las oficinas de registro de Educación, Cultura y Deporte y en las de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, ubicadas en las primeras plantas y donde se encuentra ahora la actuación de la constructora. Por lo que con estas nuevas incomodidades solicitan «las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, empero con las obras y los pivotes que se han puesto -muy cerca de los puestos de ordenador-, lo que empeora la situación. Además con la obstaculización de las salidas del registro». A ello añaden «que se están produciendo ruidos que estimamos sobrepasan los decibelios permitidos». En este apartado se suma el movimiento y uso de materiales de obra por los alrededores de estos puntos de trabajo.

Habría que recordar aquí que el Edificio Negro, ya estaría catalogado previamente como un ‘edificio enfermo’ por los muchos casos de alergias que ha desarrollado en su interior el personal funcionario y el alto número de bajas laborales que se contabilizan por estos motivos al cabo del año. Algo que, sospechan, podría dispararse en estas circunstancias.

En cuanto a la llamada de atención más grave de la denuncia se encuentra el hecho de que los sindicatos afirman que estas delegaciones «no tienen Plan de Prevención de Riesgos Laborales y que no han realizado las evaluaciones iniciales de los mismos»; para ello solicitan que se le acredite el informe de acuerdo con esta materia previo a la obra y el certificado del coordinador de seguridad y salud de la intervención, «que permita o deniegue el acceso a funcionarios a la obra».

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s